El seminograma es una de las pruebas diagnósticas que realizamos en nuestro centro iCrea Vida de Córdoba con la finalidad de ayudarte a lograr el embarazo deseado. Tener un bebé no siempre es algo que se consigue con facilidad; sin embargo, antes de proponerte soluciones de reproducción asistida, conviene tener claras cuáles son las causas que producen el problema. Entre las causas, pueden existir aquellas aportadas por parte de la mujer o las que pertenecen al hombre y por este motivo se recomienda el análisis de fertilidad para ambos.

¿En qué consiste el Seminograma?

El seminograma es una prueba diagnóstica masculina que evalúa la fertilidad y permite a los expertos saber cómo se comporta la muestra. El estudio analiza varios aspectos que podemos agrupar en dos:

– Factores macroscópicos, por ejemplo, la viscosidad, el volumen, el pH, etc.
– Factores microscópicos, como la concentración (cuántos espermatozoides se encuentran en cada mililitro de esperma), la forma y la movilidad espermática.

Con el seminograma se consigue saber también cuántos espermatozoides móviles existen en la muestra, de manera que luego se pueden recuperar los de mayor calidad para usarlos en algunos tratamientos de reproducción asistida.

¿Cómo se desarrolla la evaluación?

En la primera hora desde la emisión de la muestra y a temperatura ambiente, se lleva a cabo la evaluación. Los especialistas estudian todos los aspectos de la muestra:

– En cuanto al aspecto, se puede apreciar rápidamente si la concentración espermática es baja cuando la muestra es traslúcida; el color revela también la posible presencia de prostatitis, traumatismos y afecciones; el olor puede ser indicio de la presencia de un virus, etc.

– En cuanto al pH, los valores inferiores a 7,1 pueden indicar infecciones, inflamaciones o ausencia de espermatozoides.

– También se evalúa el volumen que, en normalidad, debe ser mayor a 1,5 ml. pues un volumen menor puede ser signo de infección, eyaculación retrógrada u otras complicaciones.

– Asimismo, en los casos en los que la muestra presenta coagulación, se procede al licuado de la misma para descartar problemas de próstata.

– La viscosidad es otro de los aspectos a revisar, pues si se trata de una muestra muy viscosa, se puede tratar de una disfunción prostática, estados psicológicos adversos y otros.

Algunas dudas comunes

Otro punto importante de este estudio es el recuento de espermatozoides, que suele crear dudas en los pacientes. Los valores normales deben estar por encima de los 15 millones por ml.

Existen, por tanto, varios aspectos a evaluar dentro de esta prueba y todo ello sirve para saber si el paciente es fértil. Si se descubre alguna dificultad, se puede proceder con la capacitación espermática, un proceso básico a realizar en el seminograma y que se enfoca para la reproducción asistida.

La información obtenida en el semiograma se puede complementar con otras pruebas, como el análisis de sangre (hemograma) que mide las hormonas relacionadas con la fertilidad en el hombre, la serie eritrocitaria, la leucocitaria y la plaquetaria. Se realiza también la serología, otra prueba que se produce con la obtención de muestras de sangre y que permite detectar anticuerpos o microorganismos patógenos en la sangre. Se evalúa si el paciente tiene hepatitis B, C o algunas enfermedades como el VIH o la sífilis.

Actualmente, la posibilidad de llevar a cabo un tratamiento de reproducción asistida es bastante alta pues una vez se conocen los resultados de las pruebas de fertilidad como el semiograma, nuestros expertos proponen al paciente la mejor forma de proceder con tratamientos como la inseminación artificial.

La resolución del problema pasa por un profundo conocimiento de las causas que lo desencadenan y la aplicación de los mejores procedimientos, los cuales aseguran el resultado deseado.