PresérvaLOS

La sociedad evoluciona, la vida cambia y con ella la ciencia, que abren nuevas posibilidades que hasta la ahora ni nos planteábamos. Sin embargo, nuestro reloj biológico sigue su ritmo natural y en ocasiones no somos conscientes de ello, manteniéndonos ajenos al paso del tiempo, de manera que cuando queremos formar una familia en ocasiones es tarde y tenemos dificulades.

En el campo de la reproducción asistida, es evidente que la fertilidad de la pareja va disminuyendo con la edad, siendo, de forma general, la edad de 35 años, aquella en la que se comienza la disminución de las posibilidades de obtener un embarazo, quedando reducidas a la mínima expresión, al alcanzar los 40 años. Por este motivo, cada vez más parejas, que quieres formar un proyecto de familia, de tener hijos en un futuro, recurren a la vitrificación de embriones, comúnmente conocida como congelación de embriones, lo que les permite decidir cuándo ser padres mediante la implantación del embrión.

¿Cuál es la edad adecuada para vitrificar los embriones?

El momento lo decide la pareja, siendo recomendable que la mujer tenga más de 22 años y no supere los 30, para garantizar la calidad de los ovocitos.
Si tu edad es superior a los 35 años, no debes perder ni un instante ya que la fertilidad va descendiendo a partir de esta edad y la calidad de los óvulos es cada vez más baja.

¿Qué haremos durante tu programa PresérvaLOS?

  • Primera consulta. En la primera consulta, una asesora te explicará todos los detalles del Programa, realizando a la pareja algunas preguntas que nos servirán de base para darte el mejor diagnóstico. Si necesitas financiación, te ofreceremos la mejor posibilidad adaptada a tu economía.
  • Pruebas diagnósticas: Nuestro equipo de ginecólogos estudiarán vuestro caso y pautarán aquellas pruebas diagnósticas que sean más recomendables. De forma general se establecen:
    • Analíticas de sangre hormonales para la pareja.
    • Seminograma para hombre.
  • Estimulación ovárica: El procedimiento se inicia con tu regla. Ese día, la ginecóloga te realiza una ecografía y comprueba que todo está listo para poder comenzar la estimulación, así, desde el tercer día de ciclo, comenzarás a administrarte una hormona para conseguir un número de óvulos. Este periodo dura entre 7 y 10 días.
  • Extracción muestra semen. La forma general de obtención de la muestra de semen es la masturbación, sin embargo, en caso de que en la prueba diagnóstica de seminograma resultase alguna alteración de la cantidad, se podría obtener mediante biopsia testicular. El requisito temporal es que exista una abstinencia sexual de unos 4 días.
  • Punción ovárica. Una vez los folículos han alcanzado el tamaño adecuado se programa la punción, donde se recuperarán los óvulos, los cuales se llevarán al laboratorio donde se producirá la fecundación con la muestra de semen con el fin de generar embriones viables.
  • Cultivo embrionario. Los óvulos fecundados se mantienen hasta el día 3 de desarrollo de embrión, momento en el cual se vitrifican.
  • Vitrificación embriones. Se vitrifican y se guardan en tanques de nitrógeno líquido a -195ºC. Las muestras criogénicas, debidamente identificadas, se conservarán indefinidamente, hasta ser requeridas para la implantación de los embriones, y sin que se produzcan deterioros ni daños.

¿En qué casos se recomienda el Programa PresérvaLOS?

  • Parejas sanas que por distintos motivos desean formar una familia, pero se ven obligados a posponer su proyecto reproductivo hasta que las circunstancias sean las adecuadas y pueda procederse a la implantación del embrión.
  • Previamente a atravesar un tratamiento oncológico (quimioterapia o radioterapia), por cualquiera de los miembros de la pareja. Este tipo de tratamientos cruentos termina afectando a la producción de espermatozoides u óvulos, pudiendo convertirse en una seria causa de esterilidad. Con este programa, queda garantizada la posibilidad de tener descendencia, una vez superada la patología oncológica.
  • En los casos de que algún miembro de la pareja lleve a cabo tareas laborales de alto riesgo, las cuales podrían afectar a su capacidad reproductiva. Por ejemplo, labores que incluyan la manipulación de materiales de alta toxicidad.

Además, somos el único centro de reproducción asistida en España en ofrecer “Garantía Embrionaria” en nuestros procesos de fertilidad.