PresérvaLA

Nuestro Programa de Preservación de la maternidad “PresérvaLA”, ofrece a la mujer, la posibilidad de preservar su fertilidad, en un momento de máxima calidad ovocitaria, y permitiendo elegir el momento más idóneo para ser madre.

¿Cuál es la edad adecuada para vitrificar los óvulos?

El momento de la maternidad lo decide la mujer, la edad optima es recomendable que la mujer tenga más de 22 años y no supere los 30, para garantizar la calidad de los óvulos.

¿Cómo será tu programa de preservación de la maternidad “PresérvaLA”?

  • Primera consulta. En la primera consulta, nuestro departamento de Atención la Paciente te explicará todos los detalles, realizando a la mujer algunas preguntas que nos servirán de base para darte la mejor solución para preservar la maternidad. Si necesitas financiación, te ofreceremos la mejor posibilidad adaptada a tu economía.
  • Pruebas diagnósticas: Nuestro equipo de ginecólogos estudiarán tu caso y pautarán aquellas pruebas diagnósticas que sean más recomendables.
  • Estimulación ovárica: El procedimiento se inicia con tu regla. Ese día, la ginecóloga te realiza una ecografía y comprueba que todo está listo para poder comenzar la estimulación, así, desde el tercer día de ciclo, comenzarás a administrarte una hormona para conseguir un número de óvulos mayor. Este periodo dura entre 7 y 10 días.
  • Punción ovárica: Una vez los folículos han alcanzado el tamaño adecuado se programa la punción, donde se recuperarán los ovocitos, los cuales se llevarán al laboratorio donde serán vitrificados. La punción se realiza en un quirófano, bajo una anestesia de sedación y dura unos 25 minutos aproximadamente. Una vez concluida y pasado el efecto de la anestesia, podrás irte a casa.
  • Vitrificación: Los embriones se vitrifican y se guardan en tanques de nitrógeno líquido a -195ºC. Las muestras con preservación criogénica, debidamente identificadas, se conservarán indefinidamente, hasta ser requeridas, y sin que se produzcan deterioros ni daños que comprometan la fertilidad y tus opciones frente a la maternidad.

¿En qué casos se recomienda el Programa PresérvaLA?

  • Mujeres sanas (solas o en pareja) que por distintos motivos desean formar una familia, pero se ven obligados a posponer su embarazo y posterior maternidad hasta que las circunstancias sean las adecuadas.
  • Previamente a atravesar un tratamiento oncológico (quimioterapia o radioterapia), por cualquiera de los miembros de la pareja. Este tipo de tratamientos cruentos termina afectando a la producción de espermatozoides u óvulos, pudiendo convertirse en una seria causa de esterilidad. Con este sistema, queda garantizada la posibilidad de tener un embarazo, una vez superada la patología oncológica.
  • En los casos de la mujer lleve a cabo tareas laborales de alto riesgo, las cuales podrían afectar a su capacidad reproductiva. Por ejemplo, labores que incluyan la manipulación de materiales de alta toxicidad.
  • Mujeres con patologías sobre el ovario, que pueden producir una cirugía de repetición, como sucede por ejemplo en el caso de la endometriosis u otras enfermedades que alteren la producción de óvulos.

Lo tienes claro: quieres ser mamá, pero ahora no es el momento. Mujeres como tú acuden, cada día, a las clínicas de fertilidad con la esperanza de prolongar su maternidad. Esto es gracias a diversas técnicas que aumentan su probabilidad de embarazo, sobre todo, en edades superiores a los 35 o 40 años, cuando el declive de la fertilidad empieza a acentuarse. En nuestra clínica de Córdoba i-Crea Vida, asistimos a una creciente demanda informativa, principalmente en casos de pacientes oncológicas, luchadoras frente a enfermedades autoinmunes o mujeres que llevan a cabo tratamientos que contraindican el embarazo y desean asegurarse la maternidad cuando todo esto acabe.

Por otro lado, los ritmos de vida, laborales, sociales o la ausencia de pareja pueden impulsarte a pedir ayuda a las técnicas médicas y de laboratorio para cumplir tu sueño. En este artículo, destacamos las 3 técnicas más extendidas para prolongar tu maternidad. Ten en cuenta que, para cada caso, se efectúan diligencias y análisis 100 % personalizados y adecuados a tus características físicas y sanguíneas.

Vitrificación de los óvulos

Se lleva a cabo a partir de la extracción y posterior tratamiento de los óvulos que, en este caso, son criopreservados a partir de una técnica sofisticada y avanzada que impide la formación de cristales de hielo, lo que garantiza su supervivencia y aptitud a lo largo del tiempo. Las mujeres quedan a merced de sus ritmos de vida para retomarlos y son ellas las que eligen cuándo realizar el tratamiento de fecundación in vitro (FIV) que las insemine para lograr, finalmente, su embarazo. La técnica de la vitrificación ofrece garantías razonables de supervivencia de los óvulos y es, quizás, el método más empleado para prolongar maternidades.

Congelación de la corteza ovárica

Especialmente indicada en pacientes con tratamientos de quimio o radioterapia, la congelación de la corteza ovárica arroja unos índices de éxito formidables. Esta técnica restablece la función ovárica de la paciente alcanzando, incluso, embarazos espontáneos sin incidencias hormonales. De este modo, las mujeres se liberarían de efectos secundarios, como el de experimentar una menopausia precoz y todo lo que ello conlleva: sofocos, osteoporosis, enfermedades cardiovasculares, etc.

La congelación de la corteza ovárica se puede combinar con técnicas de vitrificación de óvulos y, a día de hoy, representa el método más natural de concepción. Muchas mujeres ya han experimentado la maternidad a partir de esta técnica.

Ooforopexia

La transposición de ovarios busca alejarlos de las zonas más altas de radiación en mujeres inmersas en tratamientos contra el cáncer, impidiendo que las gónadas y sus materiales genéticos de fertilidad se vean afectados por la agresividad de estas técnicas. Normalmente, los ovarios se redirigen a la parte trasera del útero o por encima de las goteras paracólicas, alejándolos, así, del campo de radiación.

Esta técnica protege la función ovárica y gonadal entre el 83 y el 85 %, pero reviste algunos riesgos como, por ejemplo, la aparición de quistes y el infarto en trompas de Falopio.

Estas técnicas de criopreservación, así como la ooforopexia, pueden prolongarse de manera indefinida, sin embargo hay que tener en cuenta que los casos de éxito de obtienen en un mayor porcentaje cuando, una vez listas para el embarazo, este se produce en edades de fertilidad normales.

Ponerte en manos de especialistas en prolongación de tu fertilidad te garantiza recibir atención personalizada e información completamente adecuada para cada caso concreto. Los facultativos te informarán, realizado los estudios y diagnósticos pertinentes, cuál es la posibilidad de éxito en cada tratamiento de prolongación.

Los avances médicos y de reproducción asistida ponen a tu alcance la vivencia de ser madre. Aprovecha sus investigaciones.