Pasos y sintomatología durante y después de una fecundación in vitro

Laura Font Bermúdez.- Bióloga / embrióloga

Normalmente, el óvulo es fecundado por un espermatozoide dentro del cuerpo de la mujer. Si el óvulo fecundado se fija o adhiere al revestimiento del útero y sigue creciendo, se ha producido lo que comúnmente denominamos embarazo. La fecundación in vitro (FIV) es una forma de tecnología de reproducción asistida, lo cual implica la utilización de técnicas médicas especiales para ayudar a una mujer a quedar embarazada.

Existen cinco pasos básicos para el procedimiento:

Paso 1: Estimulación ovárica

A la paciente se le administran medicamentos inyectables con el fin de incrementar la producción de óvulos.
Normalmente, una mujer produce un óvulo por mes, pero estos fármacos para la fertilidad permiten a los ovarios producir varios óvulos.
Durante este paso, la mujer será sometida a ecografías transvaginales regulares para examinar los ovarios y a exámenes de sangre para verificar los niveles hormonales.

Paso 2: Retiro del óvulo

Se lleva a cabo una cirugía menor, llamada punción transvaginal o aspiración folicular, para retirar los óvulos del cuerpo de la mujer.
A la mujer se le administran una leve sedación de tal manera que no sienta dolor durante el procedimiento. Utilizando imágenes de ultrasonido como guía, el médico introduce una aguja delgada a través de la vagina y dentro del ovario y los sacos (folículos) que contienen los óvulos. La aguja se conecta a un dispositivo de succión, que extrae los óvulos y el líquido fuera del folículo.

Paso 3: Inseminación y fecundación

El espermatozoide del hombre se coloca junto con los óvulos. La mezcla de espermatozoide y óvulo se denomina inseminación, llamado en el campo de la reproducción asistida Fiv convencional.
Generalmente, el espermatozoide fecunda al óvulo unas cuantas horas después de la inseminación.
Si el médico piensa que la probabilidad de fecundación es baja, se puede inyectar directamente el espermatozoide dentro del óvulo, lo cual se denomina inyección intracitoplásmica de espermatozoides Fiv-ICSI (ICSI, por sus siglas en inglés).

Paso 4: Cultivo del embrión

Cuando el óvulo fecundado se divide, se convierte en un embrión y el personal de laboratorio lo vigilará regularmente para asegurarse de que esté creciendo de manera apropiada.
En iCreaVida te ofrecemos en esta fase nuestra exclusiva Garantía embrionaria.

Paso 5: Transferencia del embrión

Los embriones son colocados dentro del útero de la mujer de 3 a 5 días después del retiro y fecundación del óvulo.
El procedimiento se puede realizar en el consultorio del médico mientras la mujer está despierta. El ginecólogo introduce un tubo delgado (catéter) que contiene los embriones dentro de la vagina a través del cuello uterino hasta el interior del útero. Si un embrión se pega (se implanta) en el revestimiento del útero y crece allí, se presenta el embarazo.
Se puede colocar más de un embrión dentro de la vagina al mismo tiempo, lo cual puede llevar a gemelos o trillizos. El número exacto de embriones transferidos es un asunto complejo que depende de muchos factores, especialmente la edad de la mujer.
Los embriones que no se utilizan se pueden congelar e implantar o donar en una fecha posterior.
Es aconsejable que la paciente mantenga cierto reposo durante el día de la transferencia y podrá retomar su vida normal al día siguiente. En 12-14 días aproximadamente ya pueden volver al centro para realizarse la prueba de embarazo en sangre o Beta.

¿Qué riesgos existen?

La fecundación in vitro exige un compromiso físico, emocional, financiero y de tiempo considerable. El estrés es muy común entre las parejas que le hacen frente a la esterilidad, y por ello en Icreavida ofrecemos apoyo durante todo el tratamiento para hacer que el camino para conseguir el objetivo tan deseado, que nadie dijo que fuera fácil, sea más llevadero y se pueda obtener toda la información deseada en cada momento que se requiera.

Una mujer que toma medicamentos para la fecundidad puede presentar distensión y dolor abdominal, altibajos en el estado anímico, dolores de cabeza, estreñimiento, cólicos leves, sensibilidad en los senos y otros efectos secundarios. Muchos medicamentos para la FIV se tienen que administrar por medio de inyección, con frecuencia varias veces al día y esto puede producir hematomas.

Al colocar más de un embrión en el útero existe el riesgo de presentar un embarazo múltiple, y el hecho de llevar más de un bebé a la vez incrementa el riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer.

Como en la mayoría de procedimientos médicos existen algún riesgo potencial. En raras ocasiones, la medicación hormonal pueden causar el síndrome de hiperestimulación ovárica (OHSS, por sus siglas en inglés), que provoca una acumulación de líquido en el abdomen y el tórax. Los síntomas comprenden dolor y distensión abdominal, aumento rápido de peso, debilidad, dificultad para respirar, disminución de la micción a pesar de tomar mucho líquido, náuseas, vómitos. Los casos leves se pueden tratar con reposo en cama, mientras que los casos más graves requieren drenaje de líquido con una aguja.

Por lo general, cuando el tratamiento está bien programado y controlado se pueden tener en cuenta ciertos factores que eviten cualquier posibilidad de que se pueda producir este riesgo, pero evidentemente no todos los cuerpos son iguales y hay señoras que reaccionan ante una determinada concentración de medicación más que otras con esa misma cantidad.

Aquí exponemos de forma simplificada las fases de las cuales constan un ciclo de fecundación in vitro y los posibles efectos secundarios y riesgos que se pueden presentar, no obstante el porcentaje de pacientes que presentan estos efectos
es baja.

Leave a Reply

Your email address will not be published.