En iCreaVida nos tomamos muy en serio nuestra labor y por ello, antes de iniciar un proceso de FIV (fecundación in vitro) o cualquier otro tratamiento para obtener un embarazo, estudiamos cada caso al detalle. Actualmente existen diversas pruebas diagnósticas que se realizan en una fase previa al inicio de cualquier tipo de tratamiento de reproducción asistida, por ejemplo el semiograma o el diagnóstico genético, entre otros. Una de las principales pruebas diagnósticas en este sentido es el estudio de fertilidad, servicio disponible en iCreaVida en Córdoba y que a continuación te explicamos.

¿En qué consiste el Proyecto Baby?

Cuando no se consigue el embarazo, conviene buscar los motivos y es justamente este el objetivo de este estudio: entender qué problemas existen, tanto en la mujer como en el hombre. El estudio no es muy costoso y ayuda en muy poco tiempo a saber qué causa la esterilidad.

El primer paso se da en la primera consulta. Se realiza una historia clínica, se valoran los antecedentes (personales y de familia) y algunos factores que pueden influir en la fertilidad. Se procede con una analítica de sangre muy detallada que ayuda a descartar ciertos problemas y a conocer mejor a los pacientes. A partir de este momento, se inician las pruebas independientes, unas para el hombre y otras para la mujer.

¿Cuáles son los exámenes para la mujer?

– Estudio hormonal basal: analiza la función ovárica. Esta prueba se hace al principio del ciclo y analiza todas las hormonas involucradas en la fertilidad.

– Ecografía transvaginal: es una prueba con ultrasonidos, indolora y muy importante porque ayuda a saber cómo es el útero y los ovarios y cómo responden al ciclo.

– Histerosalpingografía: que no te asuste el nombre. Esta es una prueba que se hace con contraste. Permite saber si existe un problema en la cavidad del útero y las trompas. Esta prueba es básica si se está valorando la inseminación artificial.

– Histeroscopia: se trata de un examen que se realiza con una mini cámara y que permite ver el canal cervical y el interior del útero. Sirve para saber si existen alteraciones dentro del útero y se usa mucho para entender qué produce los abortos de repetición o porqué los embriones no permanecen en el útero.

– Biopsia del endometrio: se realiza una aspiración de la mucosa del endometrio para saber si existen problemas en este.

– Cariotipo: mediante análisis de sangre se puede saber si existen anomalías cromosómicas que impiden la fertilidad.

Las pruebas para el hombre

Al hombre, al igual que a la mujer, se le realizan pruebas de sangre específicas para conocer su estado hormonal y entender si existen problemas cromosómicos. Además, se procede con las siguientes pruebas:

– Seminograma: esta prueba básica analiza el semen para saber la calidad (movilidad), la cantidad de espermatozoides y su forma.

– Test de capacitación (o REM): es un estudio que complementa al anterior y que se realiza lavando el semen para dejar únicamente a los espermatozoides y nutrirlos para luego usarlos en la reproducción asistida.

– Exámenes bacteriológicos y bioquímicos: se realizan cultivos de semen y análisis de sangre para detectar la existencia de infecciones que podrían interferir en la fertilidad.

– Al igual que la mujer, se puede realizar biopsia testicular en el caso del hombre. Esta técnica se recomienda en los casos en los cuales no se puede obtener el semen por medio de la eyaculación.

El estudio de fertilidad es un protocolo que ayuda a entender los problemas a los que cada paciente se enfrenta. Por su rapidez, te aseguran no tener que esperar mucho para empezar el tratamiento de fertilidad. Asiste a tu primera consulta de forma gratuita.