Tener un bebé es uno de los proyectos más grandes de nuestra vida. Y ya sabes que las cosas importantes y grandiosas, a menudo, se hacen esperar. A veces, se hacen esperar demasiado. Muchas parejas tardan meses o, incluso, años, desde que deciden ser padres y hasta que lo consiguen. El de la gestación es un proceso largo y complejo. Por eso, no es extraño que, durante este, surjan complicaciones que dificulten, retrasen e, incluso, impidan llevar el propósito a buen término. En ocasiones, tanto el hombre como la mujer están perfectamente sanos, pero, a pesar de ello y aunque se produzca la fecundación, el embrión no llega a implantarse. El resultado es, igualmente, un embarazo fallido. Si estás intentando tener un hijo y quieres asegurarte de que tu proyecto de bebe se cumplirá lo antes posible, acude a nosotros. Somos profesionales en reproducción asistida como la fecundación in vitro (FIV) y otras técnicas.

Te contamos qué es la eclosión asistida

La eclosión consiste en la implantación del embrión en el útero materno, para que este pueda terminar de formarse y desarrollarse con normalidad, durante los próximos nueve meses de gestación. Aunque es un proceso natural, a veces, las condiciones no son muy favorables y el embrión no logra colocarse en el útero. La razón es que el embrión no consigue adherirse al endometrio. Te explicamos por qué:

Los óvulos están protegidos por una capa denominada zona pelúcida. Esta capa los recubre y los protege, durante su travesía por las trompas de Falopio y el oviducto, hasta alcanzar el útero. Una vez que el óvulo ha sido fecundado, esta capa adelgaza y, para el sexto día de la fecundación, el embrión queda libre de esa capa, para adherirse al endometrio. Sin embargo, algunas veces, esta zona pelúcida no adelgaza lo suficiente e impide la libre circulación del óvulo y e implantación.

Con la eclosión asistida o assisted hatching, los especialistas controlarán todo el proceso de implantación del embrión y vigilará que se desarolle exitosamente, además de tomar las medidas oportunas para que el embarazo siga su curso.

¿Cuándo se realiza la eclosión asistida?

Cuando esta zona pelúcida está engrosada y no se desprende, los médicos pueden romper el tejido y favorecer el movimiento del embrión. Hay una serie de casos en los cuales existe mayor porcentaje de engrosamiento de la zona pelúcida, como son:

– Transferencia de embriones congelados.

– Mujeres mayores de 37 años.

– Embriones con fragmentación elevada.

– Embriones que se desarrollan lentamente.

– En mujeres que han sufrido ya otros fallos de implantación previos.

– En casos de zona pelúcida muy alta o gruesa.

¿Cómo se lleva a cabo?

Durante el proceso de assisted hatching, se realiza un orificio en la zona pelúcida. Damos, de este modo, libertad al embrión, para moverse. Para llevar a cabo esta técnica, se sujeta al embrión con una micropipeta. El orificio se realiza mediante láser. También, a veces, se aplican soluciones enzimáticas. Se trata es de usar métodos para no dañar al embrión.

Esta técnica se aplica tanto en un embarazo natural como en casos de fecundación in vitro.

Aunque pueda sonar compleja y alarmista, lo cierto es que la rotura de la capa es una técnica sencilla, rápida y segura tanto para la mujer como para el embrión.

No obstante, se trata de una técnica controvertida, pues algunos profesionales prefieren no llevarla a cabo. Pese a ello, las cifras arrojan resultados muy positivos de embarazo con la ayuda de la eclosión asistida.

Si sueñas con ser mamá, ven a nuestras clínicas y pon a tu bebé en las mejores manos de médicos profesionales.